Inicio / NACIONAL / Clamor popular, retiro de placas de Díaz Ordaz: PRD

Clamor popular, retiro de placas de Díaz Ordaz: PRD

El secretario general perredista, Ángel Ávila Romero, sostiene que el PRD respalda que se hayan retirado los nombres de estos personajes

SUN/El Partido de la Revolución Democrática (PRD) defendió la decisión del gobierno de la Ciudad de México de retirar las placas del Sistema de Transporte Colectivo Metro y de la Sala de Armas de la Magdalena Mixhuca alusivas a su edificación por acuerdo del ex presidente, Gustavo Díaz Ordaz, pues era “clamor popular”.

“Es parte de un clamor popular que los nombres de Díaz Ordaz y de (el ex presidente Luis) Echeverría son finalmente nombres negros para la historia, son responsables de asesinatos de este país, de la guerra sucia de este país que siguió al 68”, sostuvo el secretario general del PRD, Ángel Ávila Romero.

Ávila Romero e integrantes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRD montaron este martes una guardia de honor en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, en memoria de los jóvenes del movimiento estudiantil que fueron asesinados hace 50 años ahí y de los que fueros perseguidos, desaparecidos y asesinados después como parte de la “guerra sucia”.

El secretario general perredista exigió justicia en todos esos casos “todavía queda vivo el ex presidente Luis Echeverría pero la justicia mexicana aún no llega hacia él”.

Ambos, Díaz Ordaz y Echeverría “son nombres negros para la historia”, por lo que, sostuvo Ávila, “compartimos que se hayan retirado los nombres de estos personajes”, aunque en realidad sólo el de Díaz Ordaz.

A ellos “nunca se les pudo fincar responsabilidades, el sistema los protegió y creo que a la gente no se le olvida, habrá quien diga que no es correcto, nosotros sí respaldamos esa decisión”, expuso.

“Es fantástico que hayan quitado nombre de Díaz Ordaz”

José Armando Romero Negrete tiene 73 años y sobrevivió a la represión del 2 de octubre de 1968. Pide que la situación no quede impune y que cuando menos queden anotados en los libros de historia los nombres de los responsables de ordenar la agresión contra los estudiantes.

Al mostrar la cicatriz que le dejó un rozón de bala en el antebrazo derecho, espera que le toque ver que se haga justicia y que el ex presidente Luis Echeverría Álvarez reciba un castigo por haber participado en la represión contra los estudiantes.

“Espero que me toque ver justicia. Yo espero que Echeverría, que sigue vivo, y a todos los responsables que siguen vivos, les den un castigo. Cuando menos que se registre por escrito que masacraron a la juventud de ese entonces”, dice.

Esta exigencia la expresa tras asistir a la ceremonia en el Zócalo de la Ciudad de México donde la mesa directiva del Senado de la República observó el izamiento de la mega bandera nacional a media asta.

Ahí, mientras los senadores observaban en silencio, un grupo de personas levantó las manos e hizo la “V” de la victoria mientras la insignia nacional se elevaba sobre los asistentes.

Cuando terminó, el señor Romero Negrete se acercó hacia donde estaba el presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres gritando: “esta es mi bala, esta es mi cicatriz”.

Según lo que contó en entrevista, Romero Negrete tenía 23 años y estudiaba en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica hace 50 años. Participó en la movilización del 2 de octubre y logró escapar del ataque en la Plaza de las Tres Culturas.

“Me encontraba cerca del asta bandera cuando vi las luces de bengala. Sin saber de dónde venían los balazos, yo recuerdo que los oí cuando estaba en la Plaza de las Tres Culturas. Se soltó la balacera, iba corriendo y me pasó un balazo que me lastimó el brazo. Me pude esconder en un departamento y después salir de Tlatelolco. Llegué a mi casa hasta las 11 de la noche, todavía iba muy desorientado. Durante todo ese tiempo, mis padres no supieron de mí”, dijo en entrevista.

Aunque lamenta que no se haya alcanzado justicia sobre la agresión de la Plaza de las Tres Culturas, piensa que es “fantástico” que se hayan retirado todos los letreros del Metro en los cuales se le reconoce a Gustavo Díaz Ordaz el haber iniciado la construcción e inaugurar estas obras.

“Es fantástico que hayan quitado el nombre de Díaz Ordaz, fantástico porque la historia juzga y que lo pongan en su lugar. No hay estatuas de Hitler pero su nombre persiste en la historia”, dijo.

Revisar tambien

López Obrador regionalizará combate al crimen y limpia de policías locales

Anuncia que dividirá al país en 265 regiones con coordinaciones en cada una donde habrá ...