Inicio / TECNOLOGÍA / Científicos logran transformar células de la piel en células musculares funcionales

Científicos logran transformar células de la piel en células musculares funcionales

En un avance potencial para la investigación médica, un grupo de científicos logró crear el primer músculo humano funcional a partir de células de la piel.

El avance conduciría a mejores terapias genéticas o basadas en células, y permitiría fomentar diversas investigaciones sobre las causas y el tratamiento de los trastornos musculares, así lo reveló el equipo de la Universidad de Duke que concretó esta la investigación.

“La perspectiva de estudiar enfermedades raras es especialmente emocionante para nosotros“, indicó Nenad Bursac, profesor de ingeniería biomédica y autor del trabajo.

“Cuando los músculos de un niño ya están desgastándose debido a algo como la distrofia muscular de Duchenne, no sería ético tomar muestras de músculo de ellos y hacerles más daño“, subrayó.

“Pero con esta técnica, podemos tomar una pequeña muestra de tejido no muscular, como la piel o la sangre, revertir las células obtenidas a un estado pluripotente y, eventualmente, cultivar una cantidad interminable de fibras musculares funcionales para ponerlas a prueba“, agregó Bursac.

Según los investigadores, también sería posible corregir defectos genéticos en células madre pluripotentes de un paciente y luego desarrollar pequeños parches de músculo sano, que podrían usarse con otros tratamientos genéticos para curar o reemplazar áreas específicas del músculo enfermo.

Por supuesto, se requiere mucha más investigación antes de que dichas terapias puedan ser implementadas en humanos.

En el nuevo estudio, células de la piel se reprogramaron en el laboratorio para regresarlas a lo que se llama células madre pluripotentes, que pueden crecer y convertirse en cualquier tipo de célula.

Posteriormente, se cultivaron las células a la par de haber sido expuestas a una molécula denominada Pax7, que emitía una señal a las células para que comenzaran a convertirse en músculo.

Las células crecieron hasta convertirse en músculo esquelético funcional. Según el equipo de Bursac, las células cultivadas en laboratorio no fueron tan fuertes como las que se encontraban en el tejido muscular normal. Sin embargo, después de cuatro semanas en el cultivo especial del laboratorio, las células musculares recién formadas se contrajeron y reaccionaron a estímulos externos muy parecido a como lo hace el tejido muscular regular.

Las fibras musculares cultivadas en el laboratorio también se implantaron en ratones y parecían integrarse en el tejido muscular natural de los roedores, destacaron los científicos.

 

El estudio fue publicado en línea el 9 de enero en la revista Nature Communications.

Revisar tambien

Politécnico participará en base espacial rusa en la Luna

El programa de posgrado que Aarón Garduño cursa en el Instituto de Aviación de Moscú ...