Inicio / Principales / Científicos de la UNAM descubren compuestos anticancerígenos en arbusto mexicano

Científicos de la UNAM descubren compuestos anticancerígenos en arbusto mexicano

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) actualmente se dedica a extraer compuestos con propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias de una planta mexicana, un arbusto llamado guayule (Parthenium argentatum). La investigación ha demostrado en ensayos preclínicos que estos compuestos reducen el tamaño de un tumor canceroso hasta en un 80 por ciento.

El guayule produce caucho o hule natural y es explotado a nivel industrial; como residuos de esa producción, se generan grandes cantidades de resina. Mariano Martínez Vázquez, investigador del Instituto de Química (IQ), utiliza esta resina para extraer compuestos orgánicos sintetizados por la planta, los cuales no tienen un papel directo en su crecimiento o reproducción.

En el Departamento de Productos Naturales de la IQ, el científico y sus colegas investigan los efectos de dos metabolitos secundarios de la planta: Argentatina A y Argentatina B, y evalúan sus efectos en condiciones de laboratorio.

Después de 15 años de trabajo, los investigadores lograron demostrar en modelos biológicos, inoculados con cáncer humano, que el efecto antiinflamatorio de dichos compuestos promueve la reducción de los tumores cancerosos hasta en un 80 por ciento.

Las Argentatinas A y B actúan como buenos agentes antiinflamatorios, pero la forma en la que atacan las células cancerosas es limitada. Para lograr una mayor efectividad, los universitarios dirigieron ambos compuestos al microentorno del tumor circundante, en lugar de directamente al tumor. La estrategia ataca a un conjunto de células (células madre, sistema inmunológico y otras no cancerosas) ubicadas alrededor del tumor, donde la inflamación es sustancial.

“Observamos una disminución notable del volumen tumoral. Los mejores resultados ocurren cuando administramos estos metabolitos tres veces por semana. No son compuestos tóxicos como ocurre con los medicamentos convencionales«, comentó Martínez Vázquez.

De acuerdo con los resultados, el volumen del tumor disminuyó en aproximadamente el 80 por ciento. Las Argentatinas A y B reducen la tasa de proliferación de los tumores y no muestran toxicidad.

Por ahora, el proyecto está en proceso de obtener una patente conjunta para la UNAM y una compañía mexicana dedicada a los productos naturales, que contará con la transferencia de tecnología para producir un medicamento que pueda llegar al mercado.

«Cumplimos con las regulaciones que nos marca la ley a través de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), lo que significa que todos los datos obtenidos en nuestro laboratorio serán ratificados por otros laboratorios que dicha comisión designe», indicó el científico.

El siguiente paso es realizar ensayos clínicos en humanos (que demorarán dos o tres años), para empezar a comercializar este producto de origen natural.

Vía: DGCS UNAM

Revisar tambien

Con teatro y mucha diversión finaliza Curso de Verano del AGEO 2019

      Tlalixtac de Cabrera, Oax.- Luego de dos semanas de diversión y nuevos ...