Inicio / OPINIÓN / Chatarra teórica

Chatarra teórica

Opinión-colorÁguila o Sol

De: Prof. Monjardín

Si su hijo nació apretando botones, no sabe para qué sirve un molcajete, no tiene idea de cómo se marcaba un número telefónico con un teléfono de disco y lee más en pantalla y en línea que en papel y fuera de línea, es probable que no se haga preguntas tan atormentadas como éstas: ¿en qué, cómo y por qué está cambiando internet nuestra manera de comunicarnos? ¿Lo hace realmente? Hace dos años aproximadamente escribí que internet es un multimedio que ha disminuido, recuperado, potencializado y combinando a los medios de información “tradicionales”, particularmente a la prensa y la televisión, pero también a la radio, así como a la telefonía y, agrego ahora, al libro. Como multimedio, además, internet permite una comunicación polidireccional que convirtió en profeta a McLuhan y lo puso nuevamente en las citas y los nombres de las tesis de los investigadores de comunicación. Ahora agrego que internet es objeto de estudio de numerosas disciplinas que empiezan, además, a confluir multi y transdiciplinariamente.

La lectura, así como otras prácticas comunicativas como la radioescucha o la televidente convergen cada día más hacia una digitalidad conectada en red (porque todavía hay digitalidad off-line) inmersas en una dinámica de cambio que puede clasificarse en cuatro niveles:

  1. Se están reconfigurando los medios y las interfaces en las que las citadas prácticas se desenvuelven: libros, periódicos, radio, televisión, etcétera.
  2. Se está reconfigurando la mono o bidireccionalidad de los mensajes en prácticas multidireccionales que en algunos contextos parecen torres de Babel, en otros tienen sentido y pertinencia y en otros más es funcional aunque por aspectos de brechas generacionales para algunos resulte grotesca o incompresible. La cultura del meme, por ejemplo, está muy arraigada en las generaciones presentes y sólo hasta que uno entiende el escenario en el que se presenta un meme, podemos entender la riqueza expresiva y humorística de estas imágenes en las que hay prácticas editoriales emergentes que muchas veces demandarían la ayuda de un corrector.
  3. Esta reconfiguración se presenta a ritmos acelerados y pasaran muchos años hasta que llegue un tiempo de relativa estabilidad. Lo que es peor, cada nuevo artilugio condenado a una obsolescencia programada, y cada nueva “aplicación”, genera prácticas comunicativas que a veces son de corto plazo o mutantes, así como prácticas editoriales y de distribución y gestión de contenido inestables.
  4. El crecimiento exponencial de la triada: aumento de la velocidad conexión-proceso, acceso tecnológico y nuevos agentes de producción y gestión de contenido para contenedores digitales conectados a la red, parece colocar al editor, al productor, al director en un campo de acción muy amplio frente al cual podemos echar mano de otra condición: la inestabilidad parece ser otro principio de la reconfiguración mediática.

Ante este panorama el análisis teórico y de largo aliento académico, pareciera también estar, si no en crisis, si cuando menos en una necesaria fase de reconfiguración. En su ensayo: “Investigar en la sociedad de la Comunicación”, Raúl Trejo Delarbre aventura diez rasgos de este quehacer indagatorio que tienen una gran vigencia conceptual, pues fue escrito en 2008 cuando apenas crecía Facebook y MySpace parecía la red social que prevalecería en el espectro digital.

Hago este comentario porque pese a la velocidad de los cambios en la esfera tecnológica, hay estudios con mayor vigencia y otros que por su carácter inmediatista y su carencia de rigor (anclados quizá a estudios de mercado), se convirtieron en chatarra teórica.

 Derechos humanos y feminismo

Marzo es el mes de las conmemoraciones y de las reminiscencias de la historia cronológica de la evolución de los derechos humanos. Sin entrar en discusiones epistemológicas, doctrinales o de corte académico -que discuten ya sobre una quinta, sexta y hasta séptima generación- no todos los derechos tienen el mismo nivel de desarrollo y de aceptación, ni los mecanismos para su aseguramiento.

El Día Mundial de la Eficiencia Energética, el Día Internacional de la mujer, el Día Mundial de los Derechos del Consumidor, el Día Internacional contra la Discriminación Racial y el Día Mundial del Agua, son fechas que buscan hacer conciencia y refrendar, en el mes de la primavera, el devenir del hombre en su lucha por la libertad, la igualdad y la fraternidad. Estas últimas divisas, como el ideal democrático al que aspiramos, herencia del siglo de las luces.

Dentro de este río vertiginoso pro derechos humanos, a más de cien años en que se celebró por primera vez en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, el Día Internacional de la Mujer (el 19 de marzo) y en donde, además del derecho al voto y a ocupar cargos públicos, se exigía el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

El pasado 08 de marzo, en México encomiamos y festejamos, por todos los derechos ganados, que hoy son un sinnúmero de instrumentos internacionales, leyes y reformas legales, resultado de las luchas incansables por la reivindicación de los derechos de la mujer, y por institucionalizar en todos los ámbitos de la sociedad, la transversalidad de la perspectiva de género y la igualdad sustantiva.

Directrices que apuntan sobre el camino que plantearon mujeres y hombres en 1911 y en 1975 (Año Internacional de la Mujer, y año en que se conmemora, por primera vez, el 08 de marzo como el Día Internacional de la Mujer).

Una vez transcurrida  la oleada de celebraciones y discursos, habría que cuestionarnos sobre ¿cuál es el alcance del empoderamiento femenino?, preguntarnos si realmente el basto andamiaje jurídico, empodera a la mujer en su vida cotidiana.

Los derechos de las mujeres y por la igualdad, necesitan una visión más fresca, holística e integral, que lejos del ámbito normativo, se analicen como son vividos culturalmente en la cotidianeidad, y si realmente, los distintos modos o mecanismos con que son asegurados funcionan.

En pleno siglo XXI, encontramos alarmantes e inimaginables estadísticas: sobre violencia de género, discriminación, trata, feminicidios, mortalidad materna, entre otros derechos violentados.

Esta realidad mexicana muestra por un lado a mujeres vulnerables carentes de un mínimo poder que les permita hacer valer sus derechos, y por el otro, instituciones que no logran transformarse a la velocidad de los cambios jurídicos para tutelarlos.

En el marco del Día Internacional de la mujer es urgente discutir sobre el paradigma y replantear la hoja de ruta, de la lucha por la reivindicación de los derechos de la mujer, y sobre su empoderamiento.

Dios los hace, ellos se juntan

Se veía venir: Morena quiere ir junto a la CETEG por el gobierno de Guerrero.Son tal para cual. Están enfrascados en la lucha poder con un pie en la institucionalidad y otro pie en la insurrección.

Su especialidad es la extorsión política. Calientan plazas para después vender caro su amor para pacificarlas. Venden días de tranquilidad a precio de oro.

Se ha visto en el pasado, se ve en presente, se verá en el futuro.

Lo raro en el caso de Guerrero es que para que el candidato de Morena, Pablo Sandoval, pueda ganar, es necesario primero que haya elecciones, precisamente la CETEG no quiere comicios. ¿Se podrán de acuerdo?

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...