Inicio / OPINIÓN / Bien nacional no privatizable

Bien nacional no privatizable

Opinión-colorÁguila o Sol

De: Prof. Monjardín

Los avances socioeconómicos jamás podrán sostenerse si no hay aire limpio para respirar, agua potable parabeber, suelos sanos para la producción agropecuaria y un medio ambientelimpio y estable en el que se sustente el trabajo y la vida. La Iniciativa de ley presentada por las Comisiones Unidas de Agua Potable y Saneamiento y de Recursos Hidráulicos de la Cámara de Diputados, tiene como finalidad atender esta realidad. Es fundamental que todos los mexicanos puedan tener agua para satisfacer sus necesidades básicas, de modo que en este ordenamiento se establecen las reglas generales para usar las aguas que son propiedad de la Nación.

Me han llegado incontables comentarios en todos los tonos a través de las redes sociales y por ello me permito compartirles algunos aspectos básicos del ordenamiento en cita, que espero contesten las preocupaciones expresadas.Empecemos: Se ha dicho que ley es privatizadora del agua. Lo que es totalmente falso. La iniciativa de Ley General de Aguas prevé que el obligado a prestar el servicio público de agua continuará siendo el municipio, en términos de lo que establece la Constitución en su artículo 115. Lejos de tener una finalidad privatizadora, se fortalece al organismo público municipal prestador de dichos servicios y ratifica que la propiedad de las aguas es y seguirá siendo de la Nación en términos del artículo 27 constitucional, situación que la iniciativa de Ley reconoce, garantiza y respeta en todo momento.

El artículo 129 de la Iniciativa al que tanto se hace alusión como privatizador del agua, está contenido actualmente en el artículo 102 de la Ley de Aguas Nacionales vigente desde 1992, es decir, no existe cambio alguno en este sentido.Tan es así, que no hay municipio alguno en el País que haya privatizado el agua en más de 20 años que tiene de vigencia dicha norma, por lo que resulta claro, que sólo se está engañando a la población.

La Ley norma la distribución y gestión del agua como bien nacional (como lo establece el art. 27 Constitucional), no regula la propiedad del agua.Ni las concesiones ni las asignaciones otorgan la propiedad del recurso hídrico, es decir, del agua.No hay cambios en las figuras jurídicas para el uso, explotación o aprovechamiento de las aguas nacionales, se seguirán realizando a través de concesiones y asignaciones. Estas últimas son las que otorga el Ejecutivo Federal a municipios, estados o al D.F., para el uso, aprovechamiento o explotación de las aguas nacionales, para garantizar el acceso de todo ciudadano al agua y el disfrute del derecho a este recurso vital.Como dato interesante, ya que la izquierda se ha encargado de gritar a soto voce la presunta privatización. Las principales concesiones otorgadas a diversas empresas privadas para operar el suministro de agua en la Ciudad de México, las otorgó Andrés Manuel López Obrador, cuando gobernó el Distrito Federal. Están documentadas. ¿Los resultados? El sistema de aguas en la capital opera mejor que el resto de los servicios públicos.

En cuanto a las tarifas, serán establecidas por los congresos locales y en su caso, la Asamblea Legislativa. No habrá aumento de precio ya que uno de los criterios para establecer las tarifas, es la capacidad de pago de los usuarios del servicio. Además se garantiza que los tres niveles de gobierno informen al usuario y al público en general, la forma en que se conforman dichas tarifas.

A propuesta del PAN se ha impulsado desde siempreel establecimiento de criterios para la participación ciudadana y de los usuarios en la integración del principal órgano gestor de los recursos hídricos: Los Consejos de Cuenca. Se aumentó de 50 a 60% la presencia de organizaciones ciudadanas o no gubernamentales.Se sigue trabajando sobre el dictamen. No es asunto concluido. No ha llegado al Pleno.

Decisiones de élite

Entre 1976 y 1979 se impulsó la reforma que dio origen a los diputados plurinominales. La razón que motivó su existencia fue que había que tener un espacio en el seno del poder legislativo para las minorías, para las voces disidentes, para fuerzas políticas sin oportunidad de acceder a esas latitudes del debate de las leyes y la política nacional. Sería mezquino no reconocer que gracias a esta reforma pudieron llegar y consolidarse otras fuerzas políticas, que sin duda han contribuido al desarrollo democrático de nuestro país, sin importar que sean de derecha o de izquierda.

Hasta 1985 la Cámara de Diputados quedó conformada por 300 diputados de mayoría relativa y 100 de representación proporcional. En 1986 tuvo lugar otra reforma y se aumentaron 100 diputaciones de representación proporcional, que hasta la fecha permanecen. Hoy la cámara baja se conforma con 300 diputados de mayoría relativa y 200 de representación proporcional, los “pluris”. También se agregaron 30 senadores plurinominales en el Senado, con los mismos razonamientos. De esta aberración jurídica escribiré en otras entregas.

El origen, pues, de las plurinominales fue sano y razonable… pero…pero con el devenir de los años, se pervirtió, SE CORROMPIÓ. El Congreso se plagó de “tarzanes” o chapulines que se la viven de puesto en puesto, no terminan uno cuando ya están sobre el otro, y sin sonrojo alguno, al cabo que a los electores esto no les hace ni cosquillas, porque votan por ellos; se multiplicaron las  juanitas, van de propietarias, pero llegadas al cargo “piden” licencia y entra el suplente, así es el “acuerdo”, de reciclados y de “expertos” culebrones, por aquello de que cambian de piel tan “naturalmente”, es decir, de partido, a conveniencia, con tal de no quedar fuera de la nómina pública.

Corrupción abierta

Los “pluris” no son queridos porque la población dice “yo no voté por ellos”, pero este argumento es falso, los plurinominales llegan precisamente por el voto ciudadano, cada voto otorgado a un partido, le da a ese partido porcentaje para tener plurinominales. Los pluris son postulados en una lista y van a entrar en la medida en que se vote por los candidatos de mayoría que proponga el partido.

Los partidos políticos tienen en sus plurinominales, por lo menos teóricamente, a expertos. Envían en esas listas, a la cabeza, a hombres y mujeres conocedores de los temas que el partido impulsará en su agenda legislativa. De esa forma habrá quienes argumenten con pleno conocimiento de causa, en materia fiscal, energética, educativa, desarrollo ambiental, etc.

Infortunadamente, esto también se ha ido perdiendo en la vorágine de los intereses personales o de grupo. Ya los partidos no mandan a sus mejores elementos, a los más preparados. Revise usted las listas, los medios ya han adelantado como van integradas y haga su propio análisis, conozca la trayectoria de cada uno.

Con algunos de ellos se preguntará ¿ Cómo pueden estar postulando a este señor, o a esta señora? Hay un acto de irresponsabilidad e insensatez y de falta de respeto, sin duda, a los mexicanos, con muchas de esas postulaciones. Es un “me vale” lo que piensen, y que se aguanten…

La representación proporcional se concibió para que las minorías, los intereses de las minorías, tuvieran voz y voto en la máxima tribuna de la nación, pero en la realidad vemos como ese ideal va siendo devorado por la soberbia y la desvergüenza, y que lo único que representan muchos de esos diputados de partido, son intereses económicos y políticos de las élites que los imponen.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...