Inicio / OPINIÓN / Berrinches de políticos

Berrinches de políticos

Opinión-colorErick Zúñiga

Uno de los muchos problemas de la cultura política mexicana es que, tal vez influidos por décadas de Estado paternalista, muchos políticos creen que la población está constituida por menores de edad fácilmente manipulables. Y actúan en consecuencia.Un ejemplo reciente de ello ha sido el berrinche del dirigente del PAN, Gustavo Madero, sobre la fecha del partido amistoso de futbol México-Brasil, y la petición del representante de Morena ante el INE de que se bloqueara su transmisión en TV, así como de que se evitara toda promoción con la frase “ponte la Verde”, bajo el peregrino argumento de que se trataba de propaganda electoral embozada.

Sí ha habido una ocasión en la que las autoridades bloquearon el futbol por televisión para combatir el abstencionismo. Fue en las elecciones presidenciales de 1982, realizadas en pleno Mundial (se jugaba la segunda fase de grupos). Gracias a Papá Gobierno lopezportillista, los mexicanos –aun los que estábamos más interesados y activos en la jornada electoral– nos quedamos sin ver la goliza de 4-1 que le propinó Francia a Irlanda del Norte (dicen que hubo un gran gol de Giresse, pero no lo pude ver) y el empate “socialista” a ceros entre Polonia y la Unión Soviética.

En aquel entonces, la izquierda protestó contra ese ejercicio de autoritarismo disfrazado de promoción cívica. Y lo hizo por convicciones democráticas, no porque pensara que el futbol le iba a quitar votos al PRI-gobierno.

Claro, eran otros tiempos y, en términos generales, otra izquierda. Los populistas estaban en el PRI. O en partidos sin registro, porque tres años más tarde, el PMT de Heberto Castillo salió con una consigna que es toda una chambonada: “No queremos goles, queremos más frijoles”. Como si el fut y la comida estuvieran peleados y los mexicanos nada más comiéramos nuestros frijolitos bien paraditos (Clavillazo dixit).

Pasaron años, décadas, y nadie dijo nada de las coincidencias futbolero-electorales (con eso de que las elecciones son en domingo, que suele ser día de partido), incluso cuando jugó la selección mexicana, en 2003 y 2009. Ambos comicios fueron organizados por el IFE, sin impugnaciones de importancia, y las dos ocasiones el partido en el poder recibió tremendo batacazo.

Pero ahora todos los partidos son como jarritos de Tlaquepaque, bien sensibles. Y algunos suponen que la gente dejará de votar por dedicar su día a ver el México-Brasil. Y si vota, lo hará por el odioso Partido Verde, tras haber escuchado la machacona frase de “ponte la Verde” de parte de los jilgueros de Televisa.En otras palabras, suponen o quieren suponer que la gente es idiota. Que somos una nación constituida por títeres o zombis incapaces de pensar por sí mismos. O por lo menos, de infantes políticos.

Las frases del anterior párrafo desgraciadamente distan de ser una exageración. Hay en muchos políticos una vena que es, al mismo tiempo, autoritaria y carente de autocrítica. Quienes no votan por ellos es porque han sido engañados por una televisión todopoderosa, por métodos subliminales de inducción, por dádivas y mentiras. Sólo son pensantes, civiles, buenos y libres quienes sí votan por ellos. El resto es la borregada.

Eso significa, entre otras cosas, que si el político en cuestión o su partido pierden unas elecciones, no es por errores de estrategia, de comunicación o de conducción, sino por fuerzas extrañas que le han puesto una venda en los ojos al pobre pueblo imbécil. Luego se tropiezan con la misma piedra y dicen que es por lo mismo.

Habría que preguntarles a estos políticos cómo es que a veces han ganado y que los mismos que alguna vez los apoyaron luego les quitaron el voto. Recordarles que el elector mexicano en su momento mandó al PRI, con todo y sus colores de la bandera, a un lejano tercer lugar. Decirles que, si hay alta abstención, es por la enorme pobreza en la oferta partidista.

Revisar tambien

Zedillo, ‘chapulín fifí’ que brincó a empresa vinculada a gobierno: López Obrador

Agencias/El Presidente pidió que se apruebe la ley de austeridad que impedirá a funcionarios trabajar ...