Inicio / CULTURA / Aztec Empire: el cómic de la Conquista creado por dos estadounidenses

Aztec Empire: el cómic de la Conquista creado por dos estadounidenses

El escritor y artista Paul Guinan recibe asesoría de investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia

A mediados de abril de 1519, en el territorio que hoy es Tabasco, Malinche fue regalada a los expedicionarios españoles, junto con otras esclavas. Ella es una de las protagonistas más interesantes del periodo de la Conquista para el ilustrador y escritor Paul Guinan (Chicago, 1960). “Marina, como la llamaban los castellanos, es el personaje más interesante de esta historia. ¿Una adolescente fue la clave de la caída del poderoso Imperio azteca? ¡Eso es tan fantástico como cualquier epopeya ficticia! Es un personaje enigmático y muchas veces polémico”, dice el artista estadounidense a Verne, vía correo electrónico.

Guinan, junto con el artista David Hahn, son creadores de la novela gráfica Aztec Empire, un proyecto que narra el periodo de la Conquista para el público anglohablante. “Esta historia, que es tan importante en la historia de la humanidad, aún no se ha contado en forma completa ni precisa en un medio visual: no en películas, programas de televisión o cómics. Creo que la historia exige una narración visual adecuada”, comenta.

Una historia que sigue viva 500 años después

Para estos artistas, la historia de la Conquista está más viva que nunca. Guinan creció interesado por la cultura mexicana desde temprana edad, y empujado por su afición por la historia, decidió emprender este proyecto hace unos meses, en el aniversario 500 del inicio de la llegada de los españoles a México. «Los fines de semana, mi padre me llevaba a un mercado al aire libre en Chicago llamado Maxwell Street. Estaba al lado de un vecindario llamado Pilsen, que era el principal vecindario mexicano» recuerda Guinan. «Para mí, como un niño pequeño, era un reino mágico. Había escaparates llenos de coloridas piñatas y máscaras de lucha, y edificios cubiertos con murales gigantescos que celebraban dramáticamente la rica historia de México», relata.

Apoyados por un grupo de historiadores e investigadores mexicanos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Guinan señala que ha encontrado que este periodo está cargado de muchos mitos. “Me sorprendió saber que muchos ‘hechos’ ampliamente aceptados son realmente ficticios. Es un mito que los aztecas pensaban que los españoles eran dioses, por ejemplo”, comenta.

Además de usar decenas de libros y textos como referencias biográficas, permanecen atentos a los comentarios que llegan de sus lectores. “Tuve que volver a dibujar y colorear la mayoría de los cascos en más de veinte páginas”, recuerda, después de que un lector le hiciera llegar una referencia documental de la forma de los cascos de los españoles.

La civilización mexica y la fundación de Tenochtitlan han apasionado a los creadores de Aztec Empire. “La ciudad estaba en medio de un lago, y tenía vastos palacios, templos, jardines y plazas, con un sofisticado sistema de vías y vías fluviales. Las áreas públicas se limpian todos los días y se decoran con pinturas y flores de colores” comenta. “Sin embargo, los aztecas también llevaron a cabo rituales sangrientos como parte de su religión. Es un contraste interesante y esencial”, señala.

El colorido de las ropas, de los edificios y de la atmósfera de la capital de la cultura mexica ha sido un reto para los creadores. Guinan indica que a Hernán Cortés se muestra regularmente con una forma de casco equivocado, o a Moctezuma vistiendo un enorme tocado verde. “Estoy tratando de evitar perpetuar esos conceptos erróneos y equivocaciones, en la medida de lo posible”, comenta. 

Hasta el momento han publicado cuatro episodios de diez páginas cada uno, con algunas anotaciones históricas al final de cada capítulo. Su objetivo, detalla Guinan, es publicar 50 episodios de la misma longitud en formato digital para posteriormente buscar su impresión. “Quería terminar las primeras 50 páginas antes de acercarme a los editores para imprimirlo para que pudiéramos mostrar todo el potencial de nuestro enfoque”, cuenta.

Para producir este proyecto, Guinan y Hahn cuentan con una página de fondeo para concluir este proyecto, ya que no cuentan con financiamiento adicional. Actualmente recibe alrededor de 500 dólares por mes de parte de sus lectores regulares. “Es una forma en que las personas pueden apoyar proyectos creativos directamente, incluso con pequeñas contribuciones, y convertirse en patrocinadores del arte”, señala.

Hecho en inglés, Guinan indica que buscará que este material se traduzca al español, al náhuatl o a otras lenguas, aunque cree que el idioma contribuye a que lectores de cualquier nacionalidad se acerquen a la historia de la conquista. “Hoy podemos hacer una suposición de la historia más educada de lo que pudimos hace 20 años. Tenemos mucha más información y una perspectiva más amplia. Podemos tratar de ver a los personajes principales de esta historia como personas reales, y no como simples villanos o héroes unilaterales. Como personas, con todas sus contradicciones, que cambiaron el mundo. Esa es la historia que quiero contar”, finaliza.

Revisar tambien

Alumna de la UNAM crea biblioteca en la Sierra Mixe de Oaxaca

Excélsior/Oaxaca.-Adriana Kupijy llevó lo aprendido en los salones de clases de la UNAM hasta la ...