Inicio / ESTADO / Avilés se convierte en un ente destructivo e incontrolable

Avilés se convierte en un ente destructivo e incontrolable

 

AGENCIA JM

El ulisista ex diputado local Alejandro Avilés Álvarez, considerado «chinche» que dejó al Legislativo saqueado y como apéndice del Ejecutivo, ahora desde la Secretaría General de Gobierno quiere controlar todo Oaxaca.

Ensoberbecido, Alejandro Avilés Álvarez pretende el gobierno de todo, es decir, controlar la SEGEGO, presidentes municipales y diputados locales desde la Cámara.

Empezó por formar una asociación de presidentes municipales revolucionarios, encabezados por ex diputados priistas afines y ridículos, como el Gato, Freddy y el Malvavisco, para tener un contrapeso y anunciar una guerra, lo que se traduce en deslealtades; y ya con el presupuesto millonario se siente el «Coco» Castillo, con barba de candado.

A Alejandro Avilés poco le importa hacerle daño al gobernador Alejandro Murat, a la investidura, y se da revuelo ejerciendo el poder cínica y descaradamente, lo que lo convierte en un ente destructivo e incontrolable. No conoce lealtad ni disciplina política.

La ostentosa carga de seguridad personal hace sentir al secretario de Gobierno todo un vicegobernador y le vale un comino violar la Ley. Es más, desde la SEGEGO fluyen los golpeteos y quiere tener a toda la gente formada afuera de su oficina, para resolver todos los temas, quitando atribuciones a los demás actores del gabinete.

Tal vez «la chinche» quiera recuperar su inversión de campaña, aunque se sabe que recibió mucho de quien lo «palomeó»; pero en los hechos el secretario en vez de arreglar los conflictos los complica y hasta se da el lujo de tutear a un ex gobernador, y literalmente le dice que está más para allá que para acá.

Con el pretexto de ajustar el Presupuesto, que por cierto fue consensado con todos, ahora los abortos que dejaron los que se fueron siguen amagando con ser contrapeso a la mala al Ejecutivo.

Hay muchos ejemplos, como Luis Antonio que quiere jugar al «pares y nones», pues el Jr está objetando desde la Comisión que preside a pesar de que le regalaron la curul y está en lugar privilegiado, aunque no compitió.

Así los fetos y larvas que dejaron incubando la anterior legislatura, ahora ya salieron de los huevecillos las ninfas de chinche que pretenden objetar todo, para chuparse toda la sangre del Congreso. No les basta lo que les dejaron, porque de trabajo no se ve nada.

El fierro parlamentario de Avilés

Y aunque aparentemente algunos como Samuel Gurrión no obedece a nadie y se mueve solo; nadie ayuda y todos estorban y se creen expertos, pero sobre todo hay una «chinche» que desde la SEGEGO, quiere controlar todo y les puso su «fierro» a los sumisos legisladores, del PRI y otros colores.

De los diputados que ya hicieron camarilla sobresalen Mercedes, Herminio y Nieves, que están haciendo sus burbujas; otros más sumisos le llaman jefe a la «chinche» y al Mandatario le dicen por su nombre. En esa lista el Jr de Ayú, el gasolinero Vera, Manolo León, Herminio Cuevas, Donovan Rito.

En el fondo el descontento de los diputados surgió por el presupuesto, pero pierden dignidad y lealtad política, como Herminio que fue Presidente de la Gran Comisión y no hizo nada, pero también trae el fierro de Ulises y se olvida quien lo hizo diputado.

Lo que Avilés pretendió fue tender una trampa, para quitar presupuesto al Ejecutivo y mandarlo al Legislativo para operar mejor, y que el gobernador sea él, de facto. Está enfermo de poder. Quería ser gobernador de dos años y ahora quiere ser senador.

Así, los diputados locales tienen la idea de mandar llamar a cada secretario y titular de cada dependencia para que expliquen por qué su presupuesto. Se están juntando agua y aceite contra el gobernador, porque Alejandro Avilés quiere tener el control sobre los tres poderes y los tres órdenes de gobierno, desde la SEGEGO.

Revisar tambien

Llegan caravanas bienestar del Ayuntamiento a Pueblo Nuevo

    Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- En la Agencia Municipal de Pueblo Nuevo más de ...