Inicio / CULTURA / Ai Weiwei aborda en México la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

Ai Weiwei aborda en México la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

La violencia gubernamental en México y China es el hilo conductor de la exposición ‘Restablecer memorias’ que presenta Ai Weiwei en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo hasta el 6 de octubre

EFE/CIUDAD DE MÉXICO.- La exposición «Restablecer memorias», del artista chino Ai Weiwei, conecta la historia de su país natal con México, dos territorios que, aunque a miles de kilómetros de distancia, comparten el sufrimiento de un pueblo que sufre violencia gubernamental.

La muestra, que se inaugurará este sábado en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en Ciudad de México, consta de dos partes diferenciadas, cada una cuenta un fragmento de la historia de cada país.

Retrata violencias históricas en dos países lejanos pero con una historia común que es la historia de la humanidad», explicó Cuauhtémoc Medina, el comisario de la exposición, este jueves en rueda de prensa.

Salón ancestral de la familia Wang (2015) y Retratos de LEGO. Caso Ayotzinapa (2019) son los dos proyectos que, al situarse en un espacio diáfano, interactúan entre ellos.

La exposición estará abierta al público en el MUAC, que celebra su décimo aniversario, desde el 13 de abril hasta el 6 de octubre, y del 28 de noviembre a marzo de 2020 en el Marco de Monterrey.

Aunque puede parecer parte del mobiliario, el salón es lo primero que ve el visitante al entrar, una estructura de madera con ornamentación floral típica de Asia, que tiene 400 años de antigüedad y perteneció a la familia Wang durante la dinastía Ming.

Les fue arrebatado durante la Revolución Comunista China pero Ai Weiwei (Pekín, 1957) lo compró y, en esta ocasión, varios carpinteros procedentes de China acudieron al MUAC a montarlo mediante ensamblaje, sin ningún tipo de tornillo o clavo.

El segundo proyecto recoge las imágenes de los rostros de los 43 estudiantes desaparecidos, dos que fueron asesinados y uno herido de gravedad hasta el coma, el 26 de septiembre de 2014 en Iguala en el sureño estado de Guerrero, cuando policías municipales corruptos los entregaron al cartel Guerreros Unidos, según la versión oficial.

La particularidad de esta obra es que dichos rostros están construidos por 1 millón de piezas de LEGO gracias al trabajo de estudiantes de la universidad mexicana.

La exposición estará abierta al público en el MUAC, que celebra su décimo aniversario, desde el 13 de abril hasta el 6 de octubre, y del 28 de noviembre a marzo de 2020 en el Marco de Monterrey.

Utilizó este tipo de piezas de construcción para niños ya que las imágenes originales no eran precisas, además de que le gusta «la sensación del píxel» que consiguió el resto de veces que usó esta técnica y lo considera «democrático».

Ai Weiwei, que es uno de los artistas chinos que más incomoda a su país e incluso fue detenido en 2011 por las autoridades de su país y todo lo que contenga su nombre en internet es eliminado, siempre había tenido interés en México.

Pero «poco conocimiento» sobre el país latinoamericano, explicó.

Cuando llegó a México acudió al Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) y allí conoció a padres de algunos de los estudiantes desaparecidos.

Y «justo en ese momento» tomó la decisión de comenzar la investigación para su proyecto artístico.

A pesar de su larga trayectoria, Ai Weiwei insistió en que ante todo es una persona, por encima de lo artístico.

Olvídese que soy un artista. (…) Tal vez soy maestro del LEGO o del selfie pero ¿qué más da? Me concierne lo que les pasa a las personas y uso el medio que me toca», explicó con modestia.

En la exposición también se pueden ver fragmentos de testimonios de familiares y amigos de los 43 desaparecidos y supervivientes de septiembre de 2014, que el asiático está utilizando para construir el documental «To be».

La exposición estará abierta al público en el MUAC, que celebra su décimo aniversario, desde el 13 de abril hasta el 6 de octubre, y del 28 de noviembre a marzo de 2020 en el Marco de Monterrey.

Ai Weiwei reside actualmente en Berlín debido a los problemas que tuvo tras investigar la muerte de miles de estudiantes en un terremoto en su país natal en 2008.

Desde entonces, ante la negativa de ofrecer respuestas y la insistencia del artista por conseguirlas, no es bien recibido en China.

Un país en el que «no hay ninguna universidad como esta (la UNAM) en donde exista libertad» y donde los artistas que permanecen allí no pueden abordar muchos temas de interés para la población, denunció.

La exposición estará abierta al público en el MUAC, que celebra su décimo aniversario, desde el 13 de abril hasta el 6 de octubre, y del 28 de noviembre a marzo de 2020 en el Marco de Monterrey.

Revisar tambien

Taller de Falso Mosaico, alternativa de ingresos para las familias

    Tlalixtac de Cabrera, Oax.- Para fomentar el sano esparcimiento e impulsar actividades en ...