Inmateriis-portalCalculan que en dos años la impresión en 3D será un hecho

La impresión en 3D cada vez se consolida más entre la sociedad, por ello Inmateriis aprovecha esta tecnología y los conocimientos de los integrantes de esta empresa y laboratorio emergente, para apostar por una idea novedosa: imprimir sustitutos de hueso gracias a impresoras en este formato.

La impulsora de Inmateriis, Inés Jiménez Palomar, es la encargada de un espacio que sirve como oficina y laboratorio. Ella explica que la formación de este proyecto surgió ante la necesidad de abrir lugares para el desarrollo de ideas que posteriormente se vinculen y ayuden a diferentes sectores, como el de salud, y lograr la idea de imprimir huesos.

“La idea en general es crear un laboratorio de materiales para atender el sector salud, desarrollar diferentes materiales para atender problemas específicos, innovar y tener nuevas tecnologías”, menciona esta tapatía.

Por ello, esta joven, quien cuenta con estudios de doctorado en la aplicación de la ciencia en materiales, tomó la idea de utilizar piezas sintéticas y combinarlas con sustancias similares a las naturales para crear un compuesto que posteriormente toma forma con ayuda de la tecnología de las impresoras 3D especializadas.

“Entendiendo de qué está hecho el hueso, trato de replicarlo utilizando una porcelana muy similar, prácticamente idéntica a la que produce el hueso, pero hecha sintética y mezclada con diferentes polímeros, que es lo que le da un poquito la flexibilidad y lo que le permite a esta cerámica endurecerse, crear una forma”.

Actualmente el equipo de Inés trabaja con la impresión de piezas maxilofaciales. La idea es producir prótesis que se adhieran con el cuerpo, y gracias a la precisión de la tecnología 3D incluso se pueden crear huesos “a la medida”, con base en imágenes médicas del paciente para facilitar la labor del especialista.

Este material ya se implantó en un ser vivo (un conejo cuyas condiciones se presentan bien luego del trasplante) y se encuentra en la fase preclínica, explica Inés, no obstante, aún faltan certificaciones legales y médicas para facilitar la producción y uso en humanos, por lo que calcula que en dos años la impresión de huesos en 3D ya será un hecho.

Hoy trabajan en el desarrollo de esta idea, pero también se enfocan en la producción de otros materiales biocompartibles que puedan ser impresos con esta tecnología.

Inmateriis continúa abierto a recibir ideas de científicos innovadores, quienes pueden hacer uso de las instalaciones de la empresa a cambio de compartir sus conocimientos.

El contacto puede realizarse a través de redes sociales y su página web.

DEMOCRATIZAR EL CONOCIMIENTO

La idea de crear Inmateriis surgió ante la necesidad de contar con una plataforma de ciencia y tecnología para “democratizar” los conocimientos con cualquier interesado en aprender sobre diferentes ciencias, que a su vez contribuye con lo aprendido para generar más innovación, señala Inés Jiménez Palomar, fundadora de esta empresa tapatía.

“Es un espacio donde cualquiera con una buena idea puede llegar y ser asesorado por un grupo de personas especializadas y tener acceso a los laboratorios para sacar su idea hacia adelante”, relata esta doctora en Ciencias de los Materiales.

Asesora a los científicos que tengan una idea, presta sus instalaciones y también impulsa los proyectos y funciona como una especie de incubadora de ideas. Bajo esta visión, busca apostar por el conocimiento para después consolidarlo y que se traduzca en desarrollo económico.

Revisar tambien

Facebook lanza herramienta para proteger datos de sus usuarios

El objetivo de la red social es “devolver el control” de su información a los ...